Poemas galegos o escribir sintiendo la electricidad como propia

(“¡Hacia ti ruedo, destructiva e inconquistable ballena, lucho contigo hasta el fin; te acuchillaré desde el centro del infierno, escupiéndote mi aversión con mi postrer suspiro! ¡Hunde todos los ataúdes y sarcófagos en una misma laguna, y como yo no he de tener ninguno, remólcame hasta hacerme pedazos, siempre en pos de ti, aunque sea atado a ti, ballena maldita!”. Melville, Herman. Moby Dick).

UNI

Cuando muera no necesitaré una capilla

Que represente un palacio,

Ni un jarrón con epitafio histriónico.

Quiero ser montaña, setas

– tras días lluviosos la gente me buscará-

Y pinos, con ardillas y piñas.

Acabaré encendiendo el fuego

Y siendo humo y sedimento.

No habrá sitio para llevarme flores

-(Ni para llorar estúpidamente)-

Ellas mismas sabrán dónde salir

Porque seré flor y ante Gaia, al fin,

Me liberaré de la terrible vergüenza

(Y el enorme placer)

De haber sido un ser humano.

 

DIIS

El musgo sucio en la cuneta

Me recuerda a muchos conocidos

Que permanecen eternamente

Existiendo pisoteados, pasivos.

Creciendo en un mundo

Que  no es el suyo.

 

Se ve manchado, aplastado a veces,

Intentando completar su existencia

Sin cuestionarse nada, sin quejarse,

Al fin y al cabo es y será sólo eso:

Musgo creciendo en la cuneta,

Pisoteado y pasivo.

 

TRIIIS

Está claro.

La humedad es bipolar.

A veces puede ser rosada y lujuriosa,

Como cuando Ella sonríe

Y sólo yo sé porqué.

Aunque

A decir verdad

También se manifiesta

Con calambres cuando toco algo

Que no debería haber tocado

Y después sonrío,

Descalzo.

En ambas sonrisas

Existen factores en común:

La humedad y el tacto interactuando,

Sólo cambia el qué se toca

Y el cómo.

 

IVATRO

Monasterios…

Catedrales…

Palacios…

Iglesias…

Casas…

Gente…

Calles…

 

La piedra aporta fortaleza y estabilidad

A las construcciones, a los pueblos,

Al igual que la fariña les resta

Esos atributos y construye

Gente inestable,

Débil.

 

CINCV

Santiago universitaria y borracha

(“Cuatrimestrales que se creen anuales”, ríe uno)

Baila al son del hedonismo,

Dividida entre los que Lo esperaron

Y los que se sintieron ofendidos.

Eu nom te espero, tampoco.

Al igual que no espero

A los francotiradores en mi tejado

Ni a la policía en mi esquina.

No os espero a ninguno

Y sin embargo, no sé porqué,

Tengo la certeza de que volveremos a vernos

Y volveréis a no ser bien recibidos

Y volveréis a volver,

Eficientes con vuestro trabajo:

Protegernos de nosotros mismos.

SEVIS

Mi Año de los Ríos, nunca vi tanta agua,

Ni siquiera cuando el mar me dijo

Que acaparaba el monopolio de la misma,

Allá por el principio de los noventa,

Una vez que estuve visitándolo.

El agua de los ríos es viajera,

Indiferente y vigorosa

Recorre intrincados caminos,

Siempre estrictamente predeterminados,

Para llegar de su génesis  a su absoluto,

al mar, los océanos, el infinito.

Nace en cualquier sitio

Y rauda busca el camino

Que, si las condiciones no varían,

Siempre es el correcto, el que debe ser.

Ahora que veo tanta agua,

Tan diferente, toda nueva,

Siento pena de ella,

Y no sólo por su estado actual

(Danubio sucio, hipócrita, maltratado),

Sino por la sangre que pronto

Será derramada en su nombre.

En el Nombre del Agua, amén.

 

SVIIETE

Todo está bien en el Reino del Caos.

Los autobuses siguen llegando tarde

Y Todo el mundo se queja de Todo.

Se prohíbe Todo por motivos obvios

Que nunca son expuestos,

Se educa en la ignorancia

Para protegernos de ideas peligrosas,

Ideas que podrían ser útiles.

Nada mejora en el Reino del Caos,

Para tranquilidad de sus residentes

Y estupefacción de las palomas,

Que miran atónitas, sin entender,

Cómo esos seres tan ocupados

No son capaces de interesarse

Por lo que realmente importa,

Por sus propias vidas, por ellos.

 

 

 

VCHIII

Compartíamos las tardes, noches

Y algunas mañanas.

La cerveza y el último cigarro,

Un tiempo y un espacio.

Pero vivimos realidades divergentes:

Tú no sabes qué son los Balcanes

Mientras yo ansío recorrerlos.

Es tan sólo un ejemplo estúpido

De lo que nos impide estar juntos.

 

IXUEVE

Adiós, Santiago, adiós.

Me despido desde el aeropuerto

(Por seguir la tónica general:

Prisas, abrazos, promesas).

Visité tu famosa tumba

Y había un silencio sepulcral

-normal siendo sepulcro-

que no me dijo nada,

ni un susurro, siquiera.

Esta vez el silencio fue mudo

Y tu voz inaudible,

Quizás se deba, quizás,

A que no tienes nada que decir.

 

 

XIEZ

 Quisiera poder ver el mundo

Como un niño pequeño.

Plantearme tan sólo los asuntos

Más inmediatos, fundamentales,

Como mirar un avión despegar,

-con gran alboroto y felicidad-

O huir del almuerzo a la carrera

Llegando a la meta  en primer lugar,

Mi madre acabaría segunda,

La comida descalificada,

Por mal sabor.

Ser niño, mirar como un niño

Y no pensar en el vuelo,

Tan sólo volar, iluso,

Sin ni siquiera preguntar a dónde.

De todas formas,

Viéndolo ya como un adulto

Y teniendo billete con destino,

Sigo sin saber a dónde me dirijo.

 

OXICE

Último aviso.

Puerta número cuatro.

Alguien llega tarde,

A Barcelona, creo.

Además un coche molesta,

Matrícula Coruña nosequé.

Tres monjas viejísimas embarcan

-vienen de ver a  Santiago,

Por sus caras debió de hablarles

Sobre asuntos realmente  serios-

Y una guiri, preciosa,

Que por supuesto no me mira.

Hay otra chavala, que si lo hace,

Pero ella no es preciosa.

Último aviso, otra vez.

Son las 15.03 minutos,

Mi vuelo salía a en punto.

Mierda.

(Portátil apagado, 100 metros lisos, Gate 10)

……………………………………………..

Se ha retrasado, excelente.

Tenían que dejarme acaba este poema.

 

XIICE

Madrid,

Ni húmeda, ni de piedra,

ni verde, ni ná.

Sin ganas de Madrid,

Pese a ser Madrid.

No puedo disfrutarte

Porque mi corazón es de otra

Y mañana he quedado con ella.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Poemas galegos o escribir sintiendo la electricidad como propia

  1. Me han molado mucho tus poemas, sabía que eras grandioso para esto! el primero me ha recordado a un libor que quizás ya te haya recomendado Quino, “El guerrero pacífico” si no te lo has leido, te lo recomiendo yo, lo tengo, y te lo puedo dejar, congratulations!

  2. perezik dijo:

    Gracias hombre, aunque estos son antiguos les tengo mucho cariño, de ahí el postearlos. Pronto vendrán otros que quizás también puedan gustarte.

    salud! (y a seguir corriendo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s