Poema patafísico

Recuerdo con melancolía

el “angst”* en el estómago.

La mente que no entendía el porqué,

la voluntad tiritando.

Venía cuando caía el sol.

Noches en vela pensando en Nada.

A veces me planteaba a Dios

pero desde pequeño era ateo

¿qué iba a ser si no,

habiendo crecido bajo el catolicismo?.

En otras ocasiones buscaba causas temporales,

¿cómo iba a ser por la paliza recibida

si ésta me hacía más fuerte?

Constante búsqueda, infatigable búsqueda

de ese algo que me componía

(que era, que soy y que seré)

pero que me faltaba, que estaba como ausente.

Crecí y vinieron muchas ideas,

posibles explicaciones que,

desde la perspectiva que da el tiempo,

ni explican ni explicaban Nada.

Esa búsqueda no era sólo cosa mía,

me resultó sorprendente saber

que todos buscaban algo

que era imposible de encontrar.

Estómago lleno pero vacío,

lleno de Nada y carente de ella.

Búsqueda confusa, distracciones,

autodestrucción: “angst” terrible.

Y dejando atrás lo que tanto me gustó

y tanto me aburrió,

decidí centrarme en mí mismo.

Si nadie daba una explicación

que pudiera aprehender,

quizás yo podría proporcionármela.

Leí y conjeturé.

Le puse múltiples nombres,

todos ellos lo suficientemente falsos

como para despistar a un sabueso

entrenado y eficiente.

Pero

      Pero

             Pero

Había respuesta,

tan sólo era preciso dejar de buscarla

y, finalmente, sentirla, vivirla.

Acceder a la experiencia directa

de la misma, de la Nada.

Recuerdo con melancolía mi niñez

y la potencia desbocada de su “Angst”.

A veces echo de menos esa sensación

debido a que me ayudaba a entender

por qué la gente es cómo es

y se comporta cómo se comporta.

Desde entonces soy un agricultor

que siembra semillas, mientras sonríe,

con la esperanza de que florezcan.

Para que así todos podamos disfrutar,

al fin,

del olor de las nuevas flores que vienen.

Nota *: Palabra alemana. “Angst“: Una angustia esencial cuyo miedo es indeterminado, esto es, no conoce su objeto (y, por lo tanto, no la angustia en el sentido trivial del término)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Poema patafísico

  1. G Molina dijo:

    “Había respuesta,

    tan sólo era preciso dejar de buscarla

    y, finalmente, sentirla, vivirla.

    Acceder a la experiencia directa

    de la misma, de la Nada.”

    Lo peor de todo es saber que algo es como es, saber qué hacer para cambiarlo (o qué hacer para aceptarlo)… y no hacerlo!
    Gracias por sentir en esa dirección en la que sientes con ideas 😉

  2. perezik dijo:

    De Nada! 😉

    P.d. “Nodeta” se expande. Está teniendo una buena aceptación debido a lo útil del recurso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s